Adelanto es un pueblo de California que se ha beneficiado de la legalización de la marihuana y que ha reflotado gracias a los impuestos sobre la industria del cannabis

A 135 kilómetros al norte de Los Ángeles y próximo a la ruta hacia Las Vegas se encuentra Adelanto, una pequeña ciudad de poco más de 30.000 habitantes enmarcada en el Desierto de Mojave que ha visto la luz gracias a nada más y nada menos que la marihuana y su industria. Las arcas municipales han pasado de tener una deuda de 2,5 millones de dólares a disponer de unas reservas de 1,5 millones, un cambio propiciado gracias a un nombre propio, Manuel Serrano, empresario mexicano y cabeza visible de un grupo de visionarios que están convirtiendo a Adelanto en la meca del cannabis.

Jet Room es el nombre de su dispensario de cannabis, que alcanza los 22.000 metros cuadrados de terreno destinado al cultivo de marihuana y otras actividades, como el procesado de derivados cannábicos. Una cantidad que se prevé aumente, ya sea fruto de la expansión de su empresa o de otras que decidan invertir en Adelanto, debido a la bocanada de aire fresco que ha supuesto desde el mes de enero la legalización del consumo de marihuana para uso recreativo en todo el estado de California.

Así que, por así decirlo, Adelanto ha revivido gracias a la marihuana. Lo que era un pueblo destinado a la desaparición, a punto de serle retirada la alcaldía, es hoy una prometedora localidad con infinidad de posibilidades dentro de la industria del cannabis. Ello a pesar de las iniciales reticencias de su alcalde, Richard Kerr, republicano y contrario desde siempre al consumo de marihuana que ha acabado cediendo ante la evidencia. No solo de que el cannabis ha salvado a su pueblo de la bancarrota, sino que la marihuana y su cultivo tiene beneficios más allá de los meramente económicos.

Las estimaciones de Serrano para los siguientes años son unas ganancias de 1.440 millones de dólares para 40 empresas de las 60 que a día de hoy tienen licencia para cultivar en Adelanto. Una cifra que dejaría en las arcas municipales aproximadamente unos 70 millones, según calcula el empresario mexicano. Con un presupuesto anual de 17 millones, los impuestos sobre la marihuana son la mayor fuente de ingresos de la ciudad, que además empieza a notar las consecuencias de este particular boom empresarial como el descenso del paro juvenil.

¿Es legal poseer plantas de marihuana?
Los empleos del futuro del cannabis