La marihuana en Hollywood

El cine y la marihuana no siempre han tenido una buena relación

94

La relación entre el cannabis y Hollywood siempre ha sido complicada. ¿Mejorará con el paso de los años?

Desde el origen del cine Hollywood siempre ha tenido una mala relación con la marihuana. Películas como Murder at the vanities (1934), con un número musical llamado sweet marijuana, son la más absoluta de las excepciones, ya que al poco tiempo los consumidores de esta planta eran reflejados como adictos con facilidad para transformarse en asesinos o psicópatas.

El agente federal Harry Anslinger llevó poco tiempo después una cruzada contra la marihuana a través de una serie de noticias falsas y relacionando a los consumidores con los perfiles mencionados anteriormente. Así, en 1937 la marihuana fue ilegalizada, y en consecuencia apartada del mundo del cine hasta el movimiento hippie de los años 60.

Películas como Easy rider (1969) intentaron normalizar la situación hablando sin tapujos del consumo del cannabis, pero la tendencia habitual era reflejar a los fumadores como marginados o centro de la parte cómica del relato. En resumen, una visión exagerada y alejada de la realidad. A pesar de estas nuevas películas la marihuana desapareció de nuevo de la gran pantalla.

No fue hasta los ‘90 y ‘00 cuando su presencia fue cada vez haciéndose más frecuente. No sólo en roles cómicos y desde un punto de vista negativo, sino también desde una mayor positividad e intentando reflejar la realidad lo máximo posible. ¿Cómo continuará la situación? ¿Será su reflejo cada vez más común y realista? Solo queda esperar.

4 consejos para poder fumar marihuana en los festivales de música
Kyle Kushman crea Vegamatrix para un cultivo vegano del cannabis